El presidente Obama, del Premio Nobel a los drones por Chase Madar (Le Monde diplomatique)

image

Le président Obama, du prix Nobel aux drones
por Chase Madar (Le Monde diplomatique)

El presidente Obama, del Premio Nobel a los drones
Arrestos arbitrarios, detenciones extrajudiciales, tribunales expeditivos... A pesar de sus compromisos, Barack Obama prosigue la política de seguridad pública de su predecesor.
«En 2008, el candidato Barack Obama prometió cerrar la prisión de Guantánamo, la derogación de la ley de 2001 sobre la seguridad interna (Patriot Act) y proteger contra toda forma de represalia a los militares o miembros de los servicios de inteligencia que hicieran públicos abusos de su administración. El candidato demócrata a la Casa Blanca se comprometía a domar un aparato de seguridad que, desde los atentados del 11 de septiembre, se había convertido en una burocracia hipertrofiada y a menudo incontrolable.
Cuatro años más tarde, sin embargo, Guantánamo sigue en activo, sus tribunales militares reanudaron las audiencias, y la Ley Patriota ha sido prorrogada. Decidido a castigar a toda divulgación de información confidencial, el Departamento de Justicia ha presentado seis procedimientos de infracción de la Ley de Espionaje - dos veces más que en todos los gobiernos anteriores. Además, la lista de pasajeros que tienen prohibido sobrevolar los EE.UU., establecida a menudo sobre la base de criterios arbitrarios y sistemáticamente opacos sistemáticamente, se ha más que duplicado entre 2011 y 2012; ahora contiene veintiún mil nombres. A finales de 2011, la Casa Blanca promulgó la ley de autorización de la defensa nacional (National Defense Authorization Act, NDAA ), que permite al gobierno federal encarcelar indefinidamente sin juicio a cualquier ciudadano estadounidense sospechoso de terrorismo, menospreciando los principios de habeas corpus (1) y de la separación de poderes. La administración Obama finalmente ha autorizado la eliminación física, fuera de las fronteras de Estados Unidos, de gente designada más o menos apresuradamente como "terroristas", a pesar de no estar directamente involucrados en operaciones armadas. A pesar de los errores inherentes a este diseño de seguridad acelerada -como ese adolescente norteamericano de 16 años de edad hijo de un supuesto responsable de Al Qaeda asesinado por error en septiembre de 2011 en Yemen-, Obama intensificó el programa "secreto" de ejecuciones sumarias contra extranjeros, como lo demuestra el uso cada vez más frecuente de aviones no tripulados en Pakistán, Yemen y Somalia.»

Acceder al texto del artículo

Texto con actividades (en gallego)

Curso:

Contenidos: