La razón instrumental por Max Horkheimer (Crítica de la razón instrumental)

image

La razón instrumental
por Max Horkheimer (Crítica de la razón instrumental)
«Todo ser humano se halla en contacto con este aspecto tiránico de la civilización a partir de su nacimiento. El poder de su padre se le aparece al niño como avasallador y sobrenatural en el sentido literal de la palabra. La orden del padre es la razón liberada de la naturaleza, es un poder espiritual inexorable. El niño sufre al someterse a ese poder. A un adulto le resulta prácticamente imposible rememorar todas las torturas que como niño sufrió al obedecer las innumerables exhortaciones de los padres: no sacar la lengua, no imitar otros, no ser desordenado y no olvidar lavarse las orejas. En estas exigencias se enfrenta el niño con los postulados fundamentales de la civilización. Lo obliga a resistir a la presión inmediata de sus impulsos, a distinguir entre sí mismo y el mundo circundante, a ser eficaz; dicho brevemente, sirviéndonos de la terminología de Freud, a ir formando uno super yo que unifique dentro de sí todos los así llamados principios que erigieron ante él su padre y las figuras paternas. El niño no reconoce el motivo de todas estas exigencias. Obedece para que no lo reten o castiguen, para no perder el amor de sus padres, del que siente honda necesidad. Pero el sufrimiento que va unido a la sumisión perdura, y así desarrolla contra sus padres una profunda enemistad que finalmente se transforma en resentimiento contra la civilización misma.
Pero cuando los filósofos y los políticos renuncian a la razón, al capitular ante la realidad, se produce una forma mucho más grave de regresión, que culmina en forma inevitable en una confusión entre verdad filosófica y autoconservación despiadada y guerra. En una palabra, para bien y para mal, somos los herederos de la Ilustración y del progreso técnico. Oponerse a ellos mediante una regresión a etapas primitivas no constituye un paliativo para la crisis permanente que provocaron. Tales salidas conducen, por el contrario, de formas históricamente racionales a formas extremadamente bárbaras del dominio social. El único modo de socorrer la naturaleza consiste en liberar de sus cadenas a su aparente adversario, el pensar independiente.»

Texto con actividades (en gallego)

Curso:

Contenidos: