¿Debéis negaros a obedecer cuando os ordenen algo injusto? por Michel Onfray (Antimanual de filosofía)

image

¿Debéis negaros a obedecer cuando os ordenen algo injusto?
por Michel Onfray (Antimanual de filosofía)
«En la Antigüedad, Antígona (la heroína de una pieza epónima ―que tiene ese nombre― de Sófocles (495-405 a. de C), un autor griego de teatro trágico) divulgó la potencia del derecho natural defendiendo ferozmente el derecho a la sepultura de su hermano. La historia es así: Creonte, rey de Tebas, da órdenes de prohibir el entierro de Polinices, el hermano de Antígona, culpable de haber combatido contra su patria. Esa noche, Antígona sale de la ciudad para cubrir el cuerpo amado con bastante polvo como para que no quedase expuesto a perros errantes y animales de paso. Los guardias la sorprenden y la hacen prisionera. En su celda ―una gruta donde fue emparedada viva―, se ahorca. Una cascada de muertes se sigue en el círculo familiar del rey Creonte. ¿La lección de la pieza de Sófocles? Las leyes civiles útiles para la sociedad, pueden muy bien existir por su lado, pero a los ojos de Antígona no es menos cierto que por encima de ellas existe una ley del corazón, sagrada e inviolable. La historia atraviesa los siglos y los lugares: todavía hoy, los filósofos del derecho se sirven de ella para reflexionar sobre la oposición entre las leyes jurídicas ciudadanas y las leyes éticas individuales, y establecer el tipo de relación que deben sostener derecho positivo (local, humano y fechado) y derecho natural (universal, trascendente ―situado más allá― y fuera de la historia).»

Curso:

Contenidos: