La ambientación coercitiva por Douglas Rushkoff (Coerción: Por qué hacemos caso a lo que nos dicen)

image

La ambientación coercitiva
por Douglas Rushkoff (Coerción: Por qué hacemos caso a lo que nos dicen)
«La ambientación coercitiva es la disciplina que estudia cómo organizar la planta de un edificio, sus colores, sonidos y olores, para estimularnos a comprar más cosas. La ambientación coercitiva tiene su origen en la psicología conductista. [...]
La ambientación coercitiva funciona como las luces de las trampas para insectos. Los científicos estudiaron a los mosquitos para determinar con precisión qué frecuencia de luz los atraía y luego colocaron bombillas que emitían esa luz dentro de una malla electrificada. De esta manera, las reacciones instintivas de los mosquitos a determinadas frecuencias de luz son utilizadas para atraerlos hacia la muerte.
La ambientación coercitiva funciona de la misma manera. En lugar de tratar a los seres humanos como seres conscientes con conductas que cambian en diferentes hábitats, los psicólogos utilizan la ambientación coercitiva para operar directamente sobre nuestros cerebros a través de los únicos accesos que tenemos y estamos obligados a utilizar: los cinco sentidos. [...]»