Magia cuántica y misterio cuántico por Roger Penrose (La nueva mente del emperador/El camino a la realidad)

image

Magia cuántica y misterio cuántico
por Roger Penrose (La nueva mente del emperador/El camino a la realidad)
«En física clásica existe, de acuerdo con el sentido común, un mundo objetivo «ahí fuera». El mundo evoluciona de un modo claro y determinista, gobernado por ecuaciones matemáticas formuladas exactamente. Esto es tan cierto para las teorías de Maxwell y Einstein como para el esquema original de Newton. Se considera que la realidad física existe independientemente de nosotros mismos; y el modo exacto de «ser» del mundo clásico no está afectado por el modo en decidimos observarlo.
Debemos entender la teoría cuántica —la más exacta y misteriosa de las teorías físicas— si queremos ahondar profundamente en algunos temas mayores de la filosofía: ¿cómo se comporta nuestro mundo y qué constituye las «mentes» que, en realidad» son «nosotros»?
Por desgracia, diferentes teóricos tienden a tener puntos de vista muy diferentes (aunque observacionalmente equivalentes) sobre la realidad de esta imagen. Muchos físicos, encabezados por la figura señera de Niels Bohr, dirán que no hay imagen objetiva en absoluto. En el nivel cuántico nada hay realmente «ahí fuera». En cierto modo, la realidad emerge solo en relación con los resultados de las «medidas».
[Aunque algunas de las ideas de Albert Einstein fueron fundamentales para el desarrollo de la mecánica cuántica,] Einstein nunca pudo aceptar que la teoría que más tarde se desarrolló a partir de estas ideas pudiera ser algo más que una descripción provisional del mundo físico. Su aversión frente al aspecto probabilístico de la teoría es bien conocida y queda recogida en su contestación a una de las cartas de Max Born en 1926:
"La mecánica cuántica es algo muy serio. Pero una voz interior me dice que, de todos modos, no es el camino. La teoría dice mucho, pero en realidad no nos acerca demasiado al secreto del Viejo. En todo caso estoy convencido de que  Él no juega a los dados."
[Las contradicciones a las que lleva la mecánica cuántica] aparecen de un modo especialmente gráfico en un famoso experimento mental introducido por Erwin Schrödinger (1935): la paradoja del gato de Schrödinger